Image by Ben White

Un Minuto con la Palabra

Día lunes 16 de mayo del año 2022


Devocional

Porque mirando yo por la ventana de mi casa, por mi celosía, vi entre los simples, consideré entre los jóvenes, a un joven falto de entendimiento, Proverbios 7:6-7

Empezamos esta nueva semana, recordando la promesa de nuestro Señor Jesucristo en Mateo 28:20b “He aquí yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.” Que maravilloso saber que nunca estamos solos, donde quiera que estemos Jesucristo está con nosotros, Su presencia nos da valor, ánimo y fortaleza.

Estaremos viendo en este pasaje los personajes y lo que hacen cada uno de ellos, sacaremos enseñanzas y aplicaciones para nuestra vida. La primera porción que veremos está basada en los versos 6 y 7 y le he puesto por título El Joven Falto de Entendimiento.

La versión Reina Valera presenta a este joven como simple y falto de entendimiento, la Nueva Traducción Viviente lo presenta como ingenuo y que le falta sentido común. Y la Traducción del Lenguaje Actual presenta a este joven como el más imprudente de todos. Resumiendo lo que nos presentan las tres versiones, ellas describen al joven de la siguiente manera: simple, ingenuo, sin sentido común e imprudente.

Veamos la definición de simple: es una persona que no tiene valor en sí misma, que no tiene fundamento y carece de moral. El ingenuo indica ausencia o falta de malicia y de experiencia, una deficiente comprensión o inteligencia. Sentido común se trata de la capacidad natural de juzgar los acontecimientos y eventos de forma razonable, una persona sin sentido común no tiene esta capacidad o no la quiere usar. Imprudente: persona que no tiene prudencia, prudencia es la capacidad de pensar ante ciertos acontecimientos o actividades sobre los riesgos posibles que estos conllevan; lo que lo lleva a cambiar la conducta para no recibir o producir perjuicios innecesarios, o sea que, esta persona no hace uso de la prudencia.

Aplicación

Que como hijos de Dios podamos ser prudentes, y tener sentido común, pero sobre todo que recordemos que el espíritu que está en nosotros es un espíritu de poder, amor y dominio propio. Dios nos ha capacitado para saber qué hacer.

Oración

Padre, gracias porque tu Espíritu vive en cada uno de nosotros que hemos recibido a tu Hijo como nuestro Salvador y Señor, amén.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo