top of page
Image by Ben White

Un Minuto con la Palabra

Día martes 13 de diciembre del año 2022



Devocional

Respondiendo el ángel, le dijo: Yo soy Gabriel, que estoy delante de Dios; y he sido enviado a hablarte, y darte estas buenas nuevas. Y ahora quedarás mudo y no podrás hablar, hasta el día en que esto se haga, por cuanto no creíste mis palabras, las cuales se cumplirán a su tiempo. Lucas 1:19-20

La bendición de meditar en la Palabra de Dios, trae a nuestras vidas el poder ver detalles que antes pasábamos por alto. En los versos que meditaremos hoy nos dan un ejemplo de ello.

En el verso 19, se nos da a conocer el nombre del ángel que habla con Zacarías. Su nombre es Gabriel, y significa “Fortaleza de Dios”. Como lo dice este verso, el ángel es un enviado de Dios para entregar mensajes específicos.

Se le apareció al profeta Daniel (Daniel 8:16), a Zacarías como lo vemos en este verso, y finalmente en la anunciación a María (Lucas 1:26-38).

Luego, el ángel confronta a Zacarías por su incredulidad. Reina Valera dice “No creíste mis palabras.” La Nueva Traducción Viviente dice “No creíste lo que te dije”. Y la Traducción en Lenguaje Actual dice “Pero como no me creíste…”

Esta incredulidad no anulaba el hecho de que tendrían Zacarías y Elisabet al bebé. Si no que Zacarías quedaría mudo hasta que el niño naciera.

Nuestra incredulidad no nos permite disfrutar completamente de las promesas de nuestro Dios, en Juan 11:40, nuestro Señor Jesucristo dijo “¿No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios?”.

Aplicación

Como hijos de Dios somos llamados a vivir por fe, Hebreos 11:6 nos dice “Pero sin fe es imposible agradar a Dios.”

Oración

Padre, ayúdame a fortalecer mi fe en ti, amén. (Marcos 9:23-25)

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page