Image by Ben White

Un Minuto con la Palabra

Día martes 13 de septiembre del año 2022



Devocional: Salmo 34:18

Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; y salva a los contritos de espíritu. Salmo 34:18

Comenzamos la enseñanza de este verso con una hermosa declaración “cercano está Jehová, (que está cerca se aplica a la persona unida a otra por un vínculo familiar, amistoso, algunos sinónimos son: próximo, inmediato, contiguo, vecino)”

Como hijos de Dios, podemos afirmar que Dios no está lejos de nosotros y como Sus hijos, la Palabra nos confirma que Él cuida de cada uno de nosotros.

¿Soy yo Dios de cerca solamente, dice Jehová, y no Dios desde muy lejos? Jeremías 23:23

Siempre tengamos presente nuestra relación con Dios, Él es nuestro Padre y Él tiene cuidado de nosotros como Sus hijos (Mateo 7:11).

También en la primera parte del verso 18 se menciona “a los quebrantados de corazón.” La palabra quebrantado es un adjetivo que denota que está roto o dolorido, aunque su origen etimológico viene del latín crepantare que puede traducirse como rasgarse; también quebranto de corazón puede referirse cuando pecamos y ansiamos el perdón, experimentando tristeza que produce arrepentimiento (2 Corintios 7:10).

En la segunda parte del verso encontramos que Dios “salva a los contritos de espíritu.” Bíblicamente la palabra contrito se refiere a una persona que siente contrición, tristeza y melancolía. Algunos sinónimos son: arrepentirse, compungirse, en pocas palabras es una persona que está arrepentida y abatida por haber cometido una falta y con voz contrita pide perdón.

Tanto las frases “quebrantados de corazón y contritos de espíritu” son las experiencias que debiésemos sentir cuando ofendemos (pecamos) contra nuestro Dios, las cuales nos llevan a pedir perdón.

Un Salmo que describe en una forma clara la angustia por el pecado es el Salmo 51. Cuando el rey David arrepentido hace una oración a Dios pidiendo perdón porque adulteró con Betsabé, esposa de Urias heteo (2 Samuel 12:1-15).

En el Salmo 51:17 encontramos las mismas declaraciones de este mismo verso que estamos meditando.

Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios. Salmo 51:17

Aplicación

Lo que podemos aprender de este verso es que nuestro Dios está siempre cerca y que Él se agrada del corazón quebrantado y un espíritu contrito.

Oración

Padre, gracias porque soy tu hijo y siempre estás conmigo, amén.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo