Image by Ben White

Un Minuto con la Palabra

Día miércoles 1ero de diciembre del año 2021



Devocional:

Nunca se aparten de ti la misericordia; y la verdad; átalas a tu cuello, escríbelas en la tabla de tu corazón; Proverbios 3:3

Tomemos un momento para agradecer a Dios por permitirnos llegar al último mes del año 2021. Por la gracia de Dios estamos vivos, meditando en Su Palabra y preparándonos mejor para recibir al nuevo año 2022.

Comencemos nuestra meditación diciendo que, éste verso inicia con una palabra que ya hemos visto anteriormente: “nunca,” significa: en ninguna ocasión y jamás. El término nunca procede del vocablo latino numquam, se trata de un adverbio que se emplea para aludir a aquello que no ocurrió en ningún momento o que no se produjo en ninguna ocasión.

Dos cosas presenta el verso que nunca se deben apartar de nosotros: la misericordia y la verdad. La misericordia tiene como significado inclinación a sentir compasión por los que sufren y ofrecerles ayuda, su significado bíblico es la disposición a compadecerse de los sufrimientos y miserias ajenas. Se manifiesta en amabilidad, asistencia al necesitado, especialmente en el perdón y la reconciliación

En Mateo 5:7 Jesucristo nos presenta una bienaventuranza para los misericordiosos.

Luego, lo que no se debe apartar de nosotros, es la verdad. En hebreo puede referirse esta palabra con fidelidad, confiabilidad, y creo que es por eso que la Nueva Traducción viviente presenta esta parte del verso como “nunca permitas que la lealtad (verdad), ni la bondad (misericordia) te abandonen. Creo que la enseñanza para nuestras vidas es un llamado a ser misericordiosos, fieles, confiables y leales.

En la segunda parte del verso se nos pide atarlas al cuello, escribirlas en la tabla de nuestro corazón, la Nueva Traducción Viviente lo presenta de la siguiente forma: “átalas alrededor de tu cuello como un recordatorio, escríbelas en lo profundo de tu corazón.

Cuando leía esta porción del verso 3, recordaba que muchas veces en la vida real olvidamos cosas que se nos piden hacer, porque sencillamente pensamos que tenemos la capacidad de recordar todo; pero, tristemente, nos damos cuenta que olvidamos un compromiso, y nos decimos a nosotros mismos “no ahora voy a anotar las cosas que tengo que hacer para que no se me olviden”.

Creo que en nuestra vida espiritual, hay muchas cosas que podemos olvidar, y el escritor nos dice que las escribamos en lo más profundo de nuestro corazón, y lo quiere explicar de la siguiente forma: “podemos saber una verdad de Dios en una forma superficial; pero, cuando esta verdad de Dios se convierte en una convicción es algo que tendremos presente y sabremos cómo actuar ante cualquier circunstancia.

El significado de convicción, es el convencimiento que se tiene sobre algo. Quienes tienen una convicción poseen razones o creencias que les permiten sostener un determinado pensamiento o acción. Por eso Pablo usa el término en Romanos 8:38-39 “por lo cual estoy seguro” y la Nueva Traducción Viviente dice “y estoy convencido”.

Aplicación: Que podamos tener convicciones firmes, basadas en la Palabra de Dios.

Oración: Padre, ayúdame a ser un hombre o una mujer de convicciones, amén.

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo