Image by Ben White

Un Minuto con la Palabra

Día miércoles 3 de noviembre del año 2021


Devocional:

Si clamares a la inteligencia, y a la prudencia dieres tu voz; Proverbios 2:3

Nuevamente encontramos el “sí” condicional y lo que le pide el padre a su hijo es, clamar a la inteligencia y obedecer a la prudencia.

Lo primero que nos pide es clamar, este vocablo existe tanto en el hebreo Bíblico como en el moderno, tiene el sentido de gritar, vociferar, el mismo término se usa a menudo para expresar angustia o necesidad. Hay un llamado del padre a su hijo a que clame con angustia expresando la necesidad de la inteligencia. Siendo la inteligencia la facultad de la mente que permite aprender, razonar, entender, tomar decisiones, formarse una idea de la realidad.

Como hijos de Dios, muchas veces tenemos que buscar a Dios para que nos de inteligencia para saber qué hacer y qué no hacer. Podríamos relacionarlo con nuestra dependencia de Dios, que podamos tomar decisiones con la ayuda de Dios, usando la inteligencia que Él nos provee.

En la segunda parte del verso nos dice “y a la prudencia dieres tu voz”, la Nueva Traducción Viviente únicamente menciona “y pide entendimiento”. Pero, cuando observé que aparece la palabra “voz”, lo relacioné con todo aquello que puede salir de mi boca, que pueda estar controlado por la prudencia, que mis palabras puedan ser prudentes.

Aplicación: Dos cosas muy importantes nos pide este verso: que clamemos a Dios por la inteligencia y que nuestras palabras sean prudentes.

Oración: Padre, ayúdame a actuar con inteligencia y que mis palabras sean prudentes, amén.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo