top of page
Image by Ben White

Un Minuto con la Palabra

Día viernes 2 de diciembre del año 2022



Pero no tenían hijo, porque Elisabet era estéril, y ambos eran ya de edad avanzada. Lucas 1:7

Seguimos meditando en el relato de Lucas sobre Zacarías y Elizabeth, el día de ayer vimos que eran justos y andaban en los caminos de Dios.

En la versión Reina Valera, el verso 7 empieza con la palabra “pero”, podemos recordar que esta pequeña palabra es una conjunción adversativa que produce una contraposición entre dos proposiciones, frases, oraciones.

Este verso nos dice que Zacarías y Elizabeth no tenían hijos porque ella era estéril y que ambos eran de edad avanzada. En la Nueva Traducción Viviente dice “los dos eran muy ancianos” y la Traducción en Lenguaje Actual dice que “eran muy viejos”. En el pueblo judío el no poder tener hijos era algo que afectaba bastante sus vidas en la sociedad. En especial la esposa porque no podía dar descendencia a su esposo.

Un Salmo que nos ilustra esta situación es el 127:3-5 “He aquí, herencia de Jehová son los hijos; cosa de estima el fruto del vientre. Como saetas en mano del valiente, así son los hijos habidos en la juventud. Bienaventurado el hombre que llenó su aljaba de ellos; no será avergonzado cuando hablare con los enemigos en la puerta.”

En este Salmo, en el verso 3 se menciona que “los hijos son herencia de Jehová”, que es “estimado el fruto del vientre.” Y en el verso 5 aparece una bienaventuranza para aquel que tenga una familia numerosa.

Muchos matrimonios pueden ser afectados, cuando por una u otra razón no hay descendencia o hijos.

Aplicación

Que siempre se pueda valorar el tener hijos en el matrimonio, y aún más, no despreciar este privilegio.

Oración

Padre, que siempre podamos ver a nuestros hijos como una gran bendición, amén.

Entradas recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page