Image by Ben White

Un Minuto con la Palabra

Día viernes 22 de abril del año 2022



Devocional

El testigo falso que habla mentiras, y el que siembra discordia entre hermanos. Proverbios 6:19

Este verso nos presenta las últimas dos cosas que Dios aborrece y que su alma abomina, la versión Reina Valera dice “El testigo falso que habla mentiras, y el que siembra discordia entre hermanos”, la Nueva Traducción Viviente dice “El testigo falso que respira mentiras y el que siembra discordia en la familia,” y la Traducción del Lenguaje Actual dice “La gente que miente en un juicio y la que provoca pleitos familiares.”

La expresión que se menciona “testigo falso” puede definirse como el falso testimonio, es una figura delictiva en el marco jurídico. La idea es, no decir la verdad sobre algo y por lo tanto mentir, normalmente el que comete este delito en un juicio es castigado por la ley.

Lamentablemente hay gente que se presta para atestiguar falsamente y ser cómplice del daño que se hace a otra persona, en el mismo Libro de Proverbios 19:5 dice “El testigo falso no quedará sin castigo y el que habla mentiras no escapará.”

La séptima cosa que menciona este verso, según Reina Valera 1960, es el que siembra discordia entre hermanos; la Nueva Traducción Viviente dice “El que siembra discordia en una familia”, y la Traducción en el Lenguaje Actual dice “Que provoca pleitos familiares.” La palabra que aparece en dos de estas versiones es “discordia”, su significado: Es la situación en la que hay falta de acuerdo o conformidad entre personas que a menudo conviven o se relacionan de algún modo.

Hay personas que, les gusta provocar discordias, enfrentamientos y lo que hacen es que las personas puedan llegar a un conflicto, que puede provocar la ruptura de una amistad y lo más lamentable, la ruptura de la unión familiar. Para terminar con lo que hemos estado viendo de “las siete cosas que Jehová aborrece y que Su alma abomina,” veremos lo que nos dice Santiago 3:13-18. En esta porción Santiago nos presenta dos tipos de sabiduría: la sabiduría terrenal, que es animal y diabólica, y luego, la sabiduría que es de lo Alto, que es primeramente pura, pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos sin incertidumbre ni hipocresía.

Mencionamos la enseñanza de Santiago porque el Padre anhela que su hijo sea sabio, pero que sea sabio con la sabiduría de lo Alto. No con una sabiduría terrenal.

Aplicación

Que como hijos de Dios podamos, con la dirección de Su Espíritu, usar la sabiduría que viene de lo alto, ya que esta glorifica el Nombre de nuestro Dios.

Oración

Padre, guíame con tu sabiduría para hacer lo que a ti te agrada, amén.


0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo