Image by Ben White

Un Minuto con la Palabra

Día martes 12 de julio del año 2022



Devocional

El hijo sabio alegra al padre, pero el hijo necio es tristeza de su madre. Proverbios 10:1b

Hoy continuaremos con la segunda parte de Proverbios 10:1, ayer vimos cómo Dios le dio a Salomón sabiduría, pero Salomón al principio de su reinado fue quien se la pidió a Dios en humildad y Él se la concedió.

En esta parte del verso se habla del hijo sabio y del hijo necio. Creo que como padres sólo Dios nos puede capacitar para poder llevar a cabo esta tarea, tenemos que llenarnos de la sabiduría de Dios para poder crear a nuestros hijos en el temor a Él. Una de nuestras peticiones delante del trono de la gracia es que ellos puedan ser humildes para tomar la decisión de escoger la sabiduría y no la necedad.

Este verso menciona que, el hijo sabio alegra al padre. El hijo sabio es aquel que en su vida se nota el temor de Dios y que lo hace actuar y pensar en todo aquello que está de acuerdo a la voluntad de él.

La definición que presenta el diccionario de la palabra “sabio”, es aquella persona que muestra buen juicio, prudencia y madurez en sus actos y decisiones. Como dice el verso “esto produce alegría al padre”

Pero el hijo necio es tristeza de su madre. Este verso dice exactamente “es tristeza” la Nueva Traducción Viviente dice “trae dolor” El diccionario define la palabra “necio” como la persona que insiste en sus propios errores o se aferra a ideas equivocadas, demostrando con ello poca inteligencia.

Me gustó lo que dice la Biblia Anotada por Scofield “En las escrituras, el necio, no es nunca una persona que sufre de deficiencia mental, sino aquel que es arrogante y que, considerándose suficiente en sí mismo, planea su vida como si Dios no existiese.

Aplicación

Que podamos ser sabios, y no caer la necedad.

Oración

Padre, queremos interceder por cada uno de nuestros hijos, que busquen tu sabiduría y que se aparten de su necedad, amén.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo