Image by Ben White

Un Minuto con la Palabra

Día jueves 20 de enero del año 2022



Devocional:

Y él me enseñaba, y me decía: Retenga tu corazón mis razones, guarda mis mandamientos, y vivirás. Proverbios 4:4

En este verso nuevamente podemos ver cómo el hijo recuerda a su padre. Este verso nos presenta la responsabilidad como padres es la de enseñar a sus hijos, pero como un padre que es un hijo de Dios, su responsabilidad es de enseñar la Palabra y aún más, siendo modelo de ella para sus hijos.

En la primera parte del verso el escritor recuerda, cómo su padre le enseñaba, y el verso dice “me decía”, recuerda ese cuidado personal que el padre tenía con él, podemos tener en mente que nuestros hijos necesitan un cuidado personal porque cada uno de ellos tienen un carácter y una personalidad diferente.

La primera cosa que le decía su padre era “retenga tu corazón mis razones”, la Nueva Traducción Viviente dice “toma en serio mis palabras.” La palabra “retenga” o “retener” significa: conservar en la memoria algo aprendido para utilizarlo en un caso de necesidad, y el lugar donde debía de retener esa enseñanza era su corazón.

La Palabra del Señor dice en el Salmo 119:11 “En mi corazón he guardado tus dichos para no pecar contra ti.”

La segunda cosa que recuerda que su padre le decía era: “guarda mis mandamientos y vivirás.” Podemos hallar la promesa debida por guardar Su Palabra o Mandamientos.

La Palabra de Dios siempre nos anima a guardarla, el significado de guardar es: cuidar, custodiar, vigilar, observar y cumplir. En pocas palabras, poner en práctica lo que la Palabra nos dice para obtener la promesa de vida.

Josué 1:8 nos motiva a no apartarnos del Libro de la Ley y nos presenta también la promesa que Dios hará prosperar nuestro camino.

Aplicación: Que podamos ser motivados a retener y guardar la Palabra de Dios y así poder disfrutar de todas las bendiciones y promesas que nos ofrece.

Oración: Padre, ayúdame a guardar tu Palabra, amén.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo