Image by Ben White

Un Minuto con la Palabra

Día lunes 27 de septiembre del año 2021



Devocional:

Los proverbios de Salomón, hijo de David, rey de Israel. Proverbios 1:1

Por la misericordia de nuestro Dios empezamos otra semana y le pedimos a nuestro Dios que nos conceda su gracia, fortaleza y dirección para que podamos hacer lo que a Él le agrada.

Estaremos iniciando esta semana el capítulo 1 del Libro de Proverbios, y pedimos a nuestro Dios que el Espíritu Santo nos guíe en la meditación de cada verso y que pueda ser de bendición para cada uno de nosotros.

El verso 1 empieza diciéndonos de qué se trata y quién es el autor que el Espíritu Santo usó para escribir cada uno de estos proverbios.

El Libro tiene el nombre de Proverbios, el vocablo hebreo traducido “proverbios” significa una comparación y llegó a usarse para cualquier pronunciado sabio o moralista, Ezequiel 18:2 y Salmo 39:4. Muchos proverbios son parábolas sintetizadas.

Ahora bien, Proverbios es un Libro del Antiguo Testamento y del Tanaj hebreo, que se clasifica entre los Libros Sapienciales del cristianismo y entre los Ketuvin o escritos del judaísmo, está compuesto por extensas colecciones de máximas o sentencias de contenido religioso o moral y se ubica en la Biblia entre el Libro de Salmos y Eclesiastés, y en la Biblia judía entre los Libros de Job y de Rut.

Como dice Proverbios 1:1, los proverbios se le atribuyen al Rey Salomón, hijo de David, y en 1 Reyes 4:32 se nos menciona que Salomón escribió 3,000 proverbios.

Para conocer algo de dónde procedía la sabiduría de Salomón, podríamos leer 1 Reyes 3:3-14, meditaremos esta porción mañana.

Algo que deseo mencionar es que en cada uno de los Libros de la Biblia podemos encontrar gran bendición al estudiarlos y no hay duda que este Libro en particular será de grande bendición para nuestras vidas.

También recuerdo lo que dice Pablo en 2 Timoteo 3:16-17:

16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,

17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra. 2 Timoteo 3:16-17

Aplicación: Con la ayuda del Espíritu Santo podamos aprender y poner en práctica muchas de las enseñanzas de este Libro.

Oración: Padre anhelo aprender más de tu Palabra, amén.

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo